La magia de mi nombre

La magia de mi nombre

La magia de mi nombre

The Story Tailors te permite crear cuentos personalizados para niños para que ellos sean los protagonistas. En su web encontrarás muchas ideas para crear la historia que quieras de forma sencilla y rápida.



ASESINATO EN LA PLAZA DE LA FAROLA (inspector Monfort)

Primer caso del inspector Monfort (Novela negra

ASESINATO EN LA PLAZA DE LA FAROLA


Castellón de la Plana. Un vagabundo aparece brutalmente asesinado en el cajero de una oficina bancaria de la céntrica Plaza de la Independencia, conocida popularmente como la Plaza de la Farola. El inspector Bartolomé Monfort se traslada desde Barcelona para trabajar en el caso, a petición del jefe de la Policía de la capital de La Plana. Monfort, de padres castellonenses y con un pasado tan triste como turbio, investiga este extraño caso en el que se mezclan la codicia, las drogas, la envidia, la venganza y otras miserias poco aireadas de una pequeña ciudad acomodada de provincias en la que aparentemente nunca pasa nada. El inspector Monfort echará mano de su poco apego a la vida, para desenmascarar uno de los más extraños casos de asesinato ocurridos en esta apacible ciudad.



Alumbrado público, farola, balcón, soluciones arquitectónicas


Alumbrado público, farola, balcón, soluciones arquitectónicas

El nombre del viento , Patrick Rothfuss

El nombre del viento , Patrick Rothfuss


Críticas 

Por primera vez Kvothe se dispone a relatar la verdad sobre sí mismo. Y para hacerlo bien, deberá empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes.

Reseña del editor:

Atípica, profunda y sincera, El nombre del viento es una novela de aventuras, de historias dentro de otras historias, de misterio, de amistad, de amor, de magia y de superación. La novela que ha consagrado a Patrick Rothfuss como fenómeno editorial de los últimos años. En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe... músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando. «Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron.» «He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos. »
Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.» 


La crítica ha dicho... «Una estupenda y fuera de lo común novela de aventuras fantásticasJusto Navarro, El País «Sin duda El nombre del viento se convertirá en un clásico.» The Times «Un libro para quien conoce el mágico poder de las palabras.» Ricard Ruiz Garzón, El Periódico de Catalunya «Una aventura insólita y preciosa. Puntuación: Sobresaliente.» Manu González, Qué Leer «No sucede a menudo, pero El nombre del viento de Patrick Rothfuss sí es tan bueno como dicen las reseñas.» Locus «Llena de música, magia, amor y pérdida, el absorbente y vivo debut de Patrick Rothfuss nos ha deslumbrado.» Amazon.com «A veces, con suerte y unas cuantas recomendaciones de buenos amigos, se vuelve a descubrir otro paraíso en el que quedarse, un par de semanas, unos cuantos días. Y eso es justo lo que me ha pasado con El nombre del viento.» Toni Rodero, La Voz de Avilés 

Detalles del producto Tapa blanda: 880 páginas Editor: Debolsillo; Edición: 001 (3 de enero de 2011) Colección: BEST SELLER Idioma: Español 
ISBN-10: 8499082475
ISBN-13: 978-8499082479

Odio cuando voy al gimnasio y viene una ráfaga de viento que me mete en el bar

Odio cuando voy al gimnasio y viene una ráfaga de viento que me mete en el bar

Efectos secundarios

Los diez medicamentos más vendidos se convierten en personajes reales; diez vidas que avanzan individualmente mientras se van entrelazando, poco a poco, hacia un final común. Adiro, Orfidal, Nolotil, VoltarénSintrom, Augmentine o Lexatín, entre otros, cobran vida en esta novela inteligente llena de ironía y de suspense. El amor, las relaciones, el sexo, los sueños no cumplidos, el olvido o la vejez son las otras circunstancias que conviven con el interior de los prospectos. Estos prospectos han inspirado la nueva novela de Almudena Solana, quien, con su fresco y personal estilo narrativo, cuida al máximo cada frase sin dejar ninguna palabra al azar. Una auténtica radiografía de la vida actual a través de los medicamentos más consumidos.

Precaución. NO dar laxante a las gaviotas :



Qué medicamentos nunca tiran a la basura los chinos ?

Qué medicamentos nunca tiran a la basura los chinos . NOLOTILES

Los Nolotiles

Sentimental


Cuando le cuentas tu vida sentimental a tu gato



Dicen que del amor al odio solo hay un paso; del amor al dolor, la distancia es todavía más corta, a veces inexistente. Alfonso Casas hace de tripas corazón y transita por ese abismo en el que todos hemos caído alguna vez, y desde el que afloran la tristeza, la rabia y la nostalgiaTiernas a la par que algo canallas, con una sensibilidad muy particular y también grandes dosis de ironía, las ilustraciones y los textos de Se(nti)mental nos hablan de corazones hechos añicos que ahora sufren pero que a buen seguro, quizá tras la última página de este libro, se recompondrán.

impacto

el impacto de un libro. Lo impacte de un llibre


Impacto (Impact en inglés) es una novela literaria de ciencia ficción escrita por Douglas Preston en 2010 y publicada por la editorial Forge Books el 5 de enero del mismo año. La novela es el tercer trabajo de la serie "Wyman Ford" después de The Codex, Tyrannosaur Canyon y Blasphemy.

En un día de abril se produce un extraño suceso en tres lugares del mundo: un meteorito cae frente a las costas de la bahía de Muscongus, Maine sin producir movimientos sismológicos, en Camboya han descubierto una mina de minerales de origen extraterrestre mientras en California, un investigador muere asesinado tras descubrir extrañas anomalías sobre la superficie de Marte. Wymand Ford, un agente del servicio científico del Gobierno estadounidense debe investigar uno de los sucesos: el de Camboya, donde sospechan que se está traficando con piedras conocidas como "mieles" y que pueden provocar cáncer. Aparentemente los hilos argumentales no tienen ninguna conexión entre sí, sin embargo las tres tramas terminan coincidiendo cuando en su investigación recurre a la ayuda de Abbey Straw, una camarera de Maine aficionada a la astronomía y que estuvo buscando el meteorito tras llegar a la conclusión de que no cayó al océano como todos los residentes pensaban. No obstante, su misión se complica cuando caen involucrados en una trama respecto a un programa sustraído por parte de un científico asesinado de la agencia NPF que había descubierto una anómala actividad de rayos gamma en la superficie de Marte.

 http://www.goodreads.com/book/show/6735215-impact


Glosario de voces aljamiado-moriscas

El Glosario de voces aljamiado-moriscas recoge el abigarrado léxico de los textos manuscritos aljamiados (romance en caracteres árabes, junto a otros en caracteres latinos), singular producción literaria de los mudéjares y moriscos hispanohablantes de Aragón, y en menor medida de Castilla, desde el siglo xiv hasta su expulsión de la Península a principios del siglo xvii. 

Constituye este glosario un amplio repertorio lexicográfico realizado a partir de una treintena de ediciones de obras y textos misceláneos, en buena parte ya publicadas, así como de otras, inéditas, procedentes de diversas tesis doctorales y memorias de licenciatura realizadas, en su mayoría, en la Universidad de Oviedo. Tras un prólogo explicativo de los objetivos y el método empleado en la elaboración del glosario, y de las fuentes documentales, referencias bibliográficas e indicaciones para su manejo, la parte lexicográfica propiamente dicha comprende tres secciones: 


1) «Voces comunes», tanto árabes como romances, con más de doce mil entradas, que conforma el grueso del volumen; 


2) «Nombres propios»: antropónimos, topónimos y teónimos, principalmente árabo-islámicos, y 


3) «Frases y expresiones árabes», rituales y coránicas, tan usuales y características de estos textos. 


Agotado hace tiempo, el Glosario de voces aljamiado-moriscas, que ahora se reimprime, es obra de consulta imprescindible para aljamiadistas y moriscólogos, a la vez que ofrece notable interés para los estudiosos del léxico iberorrománico, particularmente del dominio aragonés


Arabistas y romanistas, por su parte, encontrarán en el vocabulario aquí recogido abundantes testimonios de la impronta árabe en el romance escrito por mudéjares y moriscos, cuya peculiar variante «islamo-española» se nos revela como una de las parcelas más sugerentes de los fronterizos campos de la Filología Árabo-Románica.  


Biografía del autor 


Álvaro Galmés de Fuentes (1926-2003) fue catedrático de Filología Románica de las universidades de La Laguna, Oviedo y Complutense de Madrid. Renombrado especialista en estudios árabo-románicos, publicó relevantes trabajos sobre el arabismo sintáctico y estilístico en la prosa medieval castellana, los dialectos mozárabes y las influencias de la literatura árabe en las literaturas románicas. Renovador de los estudios aljamiados en la segunda mitad del pasado siglo xx, a él se deben varias ediciones de relevantes textos (Historia de los amores de París y Viana [1970], El libro de las Batallas [1975], Dichos de los siete sabios de Grecia [1991], Tratado de los dos caminos [2005]), así como numerosos artículos reunidos en el volumen póstumo Estudios sobre literatura española aljamiado-morisca (2004).



978-8489934108

Casa del Libro  

FNAC



Escritores de Zaragoza

Entre los autores de obras literarias vinculados de algún modo con Zaragoza figura en época romana Prudencio, que publicó odas de alabanza a los mártires de Zaragoza. En la época visigoda una obra destacada fue la Chronica Caesaraugustana, atribuida al obispo Máximo y sobresalió también el obispo Braulio, autor de obras litúrgicas. 

En la Taifa de Zaragoza escribieron filósofos de la talla de Avempace Avicebrón. En 1475 se estableció la primera imprenta en Zaragoza y en esos años iniciales sobresalieron las imprentas dirigidas por Pablo Hurus y Jorge Coci. En el renacimiento, Antonio Agustín Juan Verzosa fueron dos humanistas que escribieron en latín la mayor parte de sus obras, y como historiador brilló Jerónimo Zurita. En el Siglo de Oro, Zaragoza fue uno de los lugares donde Baltasar Gracián redactó su obra cumbre: El Criticón, mientras en poesía destacaron los hermanos Bartolomé Leonardo de Argensola y Lupercio Leonardo de Argensola. A fines del siglo XVIII, Félix Latassa recogió en tres volúmenes una historia literaria de Aragón que comprendía 2866 escritores aragoneses. Entre el siglo XVIII y XIX escribió el científico, filólogo, jurista y economista Jordán de Asso y, en la misma época, el poeta, novelista y comediógrafo José Mor de Fuentes. La Aljafería fue el escenario del drama romántico del siglo XIX El trovador, de Antonio García Gutiérrez, basado en acontecimientos históricos del siglo XV. En 1844 se imprimió en Zaragoza la Vida de Pedro Saputo de Braulio Foz. Por otra parte, los sitios sufridos por Zaragoza generaron numerosas obras literarias, entre ellas Zaragoza, uno de los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós. Dos novelistas zaragozanos que nacieron en el siglo XIX fueron María del Pilar Sinués —cuyas obras de temática femenina fueron muy populares en su tiempo— y José María Matheu. El cantautor José Antonio Labordeta Como periodista sobresalió Mariano de Cavia. Ya dentro del modernismo figuran autores como Mariano Miguel de Val y Eduardo de Ory y entre los escritores del siglo XX posteriores merecen destacarse autores como Ildefonso Manuel Gil, de la generación de 1936; Miguel Labordeta, poeta de la generación de la posguerra y el vanguardista Tomás Seral. Entre los años 1930 y 1960 aparecieron las revistas literarias Cierzo, Noreste, Doncel, Proa, Pilar, Ansí, Orejudín, Papageno y Despacho Literario, algunas de las cuales tuvieron una efímera existencia. 



Durante los años cuarenta, publica novelas la autora Rosa María Aranda. En la actualidad, destacan narradores como Ignacio Martínez de Pisón, Soledad Puértolas, Mariano Gistaín, José María Conget, José Luis Melero, Antón Castro, Miguel Mena, Cristina Grande, Ismael Grasa, Daniel Gascón, Rodolfo Notivol, José Antonio Labordeta, Ángela Labordeta, Vital Citores, Ignacio García-Valiño, José Giménez Corbatón, Javier Delgado, Santiago Gascón, Adolfo Ayuso, Ana Alcolea, Javier Barreiro, Ramón Acín Fanlo, Ángeles de Irisarri, Magdalena Lasala, Félix Romeo, Julio José Ordovás...
Poetas como Fernando Ferreró, Fernando Sanmartín, Manuel Peláez González, Manuel Vilas, Fernando Andú, Ángel Guinda, Emilio Gastón, Joaquín Sánchez Vallés, Ana María Navales, David Mayor, Ignacio Escuín, Fernando Mombiela, Paco Rubio Sesé... Autores de teatro, como Alfonso Plou, Mariano Anós y Rafael Campos. Autores de literatura infantil como Daniel Nesquens, Fernando Lalana, Francis Meléndez...


El pobrecico está achicharrau de tantisma calor que hace.

- Jaimito, en esta frase, dónde está el sujeto?
- En Zaragoza ?

El pobrecico está achicharrau de tantisma calor que hace 
Zaragoza es una ciudad y un municipio de España, capital de la comarca de Zaragoza, de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Aragón. Con una población de 664 938 habitantes (INE, 2017)12​—697 895 según los datos del padrón municipal de 2018—​ es la quinta ciudad más poblada de España, tras Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Zaragoza es la cuarta ciudad de España según su Índice de Actividad Económica, tras Madrid, Barcelona y Valencia.​ Está situada a orillas de los ríos EbroHuerva Gállego y del Canal Imperial de Aragón, en el centro de un amplio valle. Su privilegiada situación geográfica la convierte en un importante nudo logístico y de comunicaciones; se encuentra a unos 300 km de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Toulouse. Parte de su término municipal está ocupado por la Reserva natural dirigida de los Sotos Galachos del Ebro. Su nombre actual procede del antiguo topónimo romano, Caesaraugusta, que recibió en honor al emperador César Augusto en el 14 a. C. 

El origen de la ciudad se remonta a Salduie, que fue el nombre de la ciudad ibérica sedetana situada en el solar de la actual Zaragoza desde la segunda mitad del siglo III a. C. Está documentado en monedas ibéricas y con el nombre de «Salduvia» en un texto de Plinio el Viejo. Con la fundación de Caesar Augusta, la ciudad-estado íbera pasó a convertirse en colonia inmune de ciudadanos romanos. Su denominación romana fue evolucionando a través del árabe Saraqusta. 


La ciudad ostenta los títulos de Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Muy Benéfica, Siempre Heroica e Inmortal, otorgados en su mayoría tras su resistencia frente al ejército napoleónico en los Sitios de Zaragoza durante la Guerra de la Independencia. Todos estos títulos quedan reflejados en su escudo, mediante las iniciales de cada uno de ellos. Celebra su fiesta mayor en honor a la Virgen del Pilar el 12 de octubre. El patrón de la ciudad es San Valero (29 de enero). Entre el 14 de junio y el 14 de septiembre de 2008, año del bicentenario de los Sitios de Zaragoza y centenario de la exposición Hispano-Francesa de 1908, Zaragoza acogió la exposición internacional Expo Zaragoza 2008 dedicada al agua y el desarrollo sostenible. En 2010, Zaragoza fue la quinta ciudad española con más turismo. Además, la ciudad de Zaragoza fue sede del Secretariado de Naciones Unidas para la Década del Agua 2005-2015.


De acuerdo con el Reglamento de Órganos Territoriales y Participación Ciudadana, de 28 de julio de 2005, Zaragoza se divide en 15 distritos; el número quince, el Distrito Rural, comprende catorce barrios rurales:  


Distrito 1: Centro. Distrito 2: Casco Histórico: El Gancho/San Pablo, La Magdalena, San Miguel, Tenerías, San Agustín. Distrito 3: Delicias: La Bombarda, La Bozada, Delicias, Monsalud, Parque Roma, Ciudad Jardín. Distrito 4: Universidad: Romareda, Distrito 5: San José: Miraflores y San José Distrito 6: Las Fuentes. Distrito 7: La Almozara. Distrito 8: Oliver-Valdefierro: Valdefierro y Oliver. Distrito 9: Torrero: Torrero, La Paz, Venecia, San Antonio. Distrito 10: Actur-Rey Fernando: ACTUR, Parque Goya Distrito 11: El Rabal: Arrabal, Cogullada, Jesús, La Jota, Picarral, Vadorrey y Zalfonada. Distrito 12: Casablanca: Casablanca, Rosales del Canal, Montecanal, Valdespartera y Arcosur. Distrito 13: Santa Isabel. Distrito 14: Miralbueno. Distrito 15: Distrito Rural: Alfocea, Casetas, Garrapinillos, Juslibol, La Cartuja Baja, Montañana, Monzalbarba, Movera, Peñaflor, San Gregorio, San Juan de Mozarrifar, Torrecilla de Valmadrid, Venta del Olivar, y Villarrapa.



Zaragoza es la cuarta ciudad de España según su Índice de Actividad Económica. Los sectores estratégicos de la economía maña son la industria del automóvil, la logística y los transportes, las energías renovables, los servicios a empresas, la agroindustria y el turismo. En la economía de la ciudad ocupa un lugar destacado la fábrica de Opel (General Motors) en Figueruelas, una localidad del área metropolitana, alrededor de la cual se ha desarrollado un entramado de industrias auxiliares del motor. En el terreno industrial también sobresalen:
  • Electrodomésticos: BSH (Bosch, Siemens, Balay)
  • Comida/bebida: Supermercados Sabeco, Chocolates Lacasa, Rivasam Intercontinental S.A, La Zaragozana
  • AutomóvilesOpel España S.A
  • Productos textilesAdidas España S.A
  • Papel y cartón: Industrias Celulosa Aragonesa S.A y Torraspapel S.A
  • ColchonesPikolin
  • Remolques: LeciTrailer y Schmitz Cargobull
  • Maquinaria de elevaciónSchindler
Destaca el transporte de mercancías del aeropuerto de Zaragoza, que en 2017 cargó 117.000.000 kg, lo hace colocarse el tercer mejor aeropuerto español (en cuanto a mercancías) tan solo por detrás de Madrid y disputándose el segundo puesto con Barcelona. 
Proyectos como la Plataforma Logística de Zaragoza (PLAZA), que con 12 500 000 m² es la mayor del sur de Europa, han impulsado el sector logístico en estos últimos años. Además, la apertura de Puerto Venecia, el mayor centro comercial de Europa, ha creado cerca de 4000 puestos de trabajo, siendo un importante centro de atención turística nacional e internacional.
A esta clase de grandes iniciativas comerciales van unidas otras que estimulan la implantación de oficinas en la ciudad, como por ejemplo, el edificio World Trade Center Zaragoza o el espacio de la Exposición Internacional de 2008, convertido en un complejo empresarial y la Ciudad de la Justicia.
Hospital Universitario Miguel Servet Público 1345 Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa Público 808 Hospital Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen Público 287 Hospital Royo Villanova Público 260 Centro de Rehabilitación Psicosocial Nuestra Señora del Pilar Público 172 Hospital General de la Defensa en Zaragoza Público 200 Hospital San Juan de Dios Público 188 Hospital Provincial Nuestra Señora de Gracia Público 151 Hospital MAZ Privado 119 Clínica Quirón Privado 104 Clínica Montpellier Privado 92 Clínica Montecanal Privado 56 Proyecto Rehabilitación Integral de la Salud Mental en Aragón Privado 50 Unidad Rehabilitadora de Media Estancia Profesor Rey Ardid Privado 39 Clínica Nuestra Señora del Pilar 

Historia de los victoriosissimos antiguos Condes de Barcelona

Historia de los victoriosissimos antiguos Condes de Barcelona. Dividida en
tres libros. En la qual allende de lo mucho que de todos ellos y de su
descendencia (decendecia)

DIAGO, Francisco.



Historia de los victoriosissimos antiguos Condes de Barcelona. Dividida en  tres libros. En la qual allende de lo mucho que de todos ellos y de su  descendencia.


Casa del libro 


Obra dividida en tres libros, en la que además de relatarse la decencia, hazañas y conquistas de los Condes de Barcelona, se trata también de la fundación de la ciudad condal , Barchinona, Barcino, y de muchos sucesos y guerras suyas. Además se habla también de los Obispos y Santos, y de los Condes de Urgel, Urgell , Cerdeña y Besalú, aparte de otros sucesos relacionados con Cataluña.


Nº de páginas: 672

Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: MAXTOR
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788497618946 en casa del libro, Fnac .

Vocabulario Oriolano Murciano

6. VOCABULARIO DIALECTAL HERNANDIANO
(REGISTRO LEXICOGRÁFICO)

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3673200.pdf

ababol. amapola, planta: “Baten los trigales rúbeos ababoles” (OC 1, Placidez
– Sol de siesta, 1931, 599).– Único lugar en que Miguel Hernández emplea el murcianismo ababol. DRAE, Alb, Ar. Mur. y Nav.; VDMu. No HOr, pero normal en la subzona occidental (información directa en Raiguero de Bonanza). Aragonesismo.
Híbrido de árabe y mozárabe. Variante fonética de amapola, con la que comparte
procedencia del mismo étimo latino papaver.– GV: “En las tierras de huerta, la variedad de hierbas consistía en “bleas”, “ababoles”, “camarrojas”, “rampetes”...”,
100.– V. amapola. / bleas, blet, blets

abrazo chillao. abrazo muy apretado: “Te doy un abrazo chillao, como se dice
en Orihuela, y un beso mudo” (CJ, sábado 1936, 124); “Abrazangos muy grandes y
besos chillados de tu Miguel” (CJ, julio-1936, p. 132).– Pérdida vulgar de la d intervocálica, que quiere rectificar en el segundo texto, aunque suene afectado.
adelfo. m. adelfa, arbusto, de flores blancas o rojas: “huertos de heridas entreabiertas, / de adelfos florecidos ante la cirugía de ensangrentadas puertas” (OPZ, El herido, 358); “Adelfo y arrayán, cal y negrura” (OP, España en ausencia, 1937-39,
425).– Extraño neologismo que Miguel Hernández lanza acaso como sucedáneo de
adelfa y del murciano baladre, los cuales no usa nunca. Conjeturo que debió de descartar ambos términos, el primero, adelfa, por femenino, al parecerle un tanto cursi, tratándose de una planta bravía y espontánea en barrancos, y el segundo, baladre, por sonarle quizás demasiado basto, pese a su abolengo catalán-latino.

agrillo. acedera: “que paste sola agrillo de temores” (OE, Quien te ha visto y
quien te ve, 1934, 349).– HOr: ‘hierba silvestre, que se da a los animales de rumeo’.

aguacate. fruto del níspero del Japón: “Nuestra opinión y la del dueño de los
aguacates, coinciden en la tapia: división de opiniones. Al canto de su altura facultada de dientes de cristal, se confederan los amarillos, si de nuestra codicia, de un resol con divisa lumbre y cana” (OC, Robo, y dulce, 947); “Ya en mi callejón con
mi huerto, todos nos sentamos en rolde, budas, a devorar los aguacates” (O. c., 948);
“No nos ha castigado más justicia que la de los mismos aguacates, doliéndonos tras
el ombligo” (O. c., 949).– Vocablo de origen azteca. DAut, VDMu (Orihuela), HOr,
DCa y HBS. Voz exclusiva de la comarca de Orihuela, sin relación con el valenciano nesprer ‘níspero’. Se ignora el motivo de tal confusión con el aguacate americano, fruta muy diferente. / nespró , nispró, nesproné

ajo. interj. para acariciar al niño: “Te estás poniendo una cara de niña para que
te haga ajo” (CJ, julio-1936, 126).– DRAE, VHMu “ajo al nene”, y DCa, ajico.

alacrán. escorpión: “La langosta, el alacrán, el cuervo y el lagarto van por la
lluvia graznando, silbando y crujiendo” (OC, Los hijos de la piedra, 1935, 635).

albaricoque / albaricoquero. árbol y fruta conocidos: “Esta noche la hemos
pasado debajo de un árbol que da albaricoques... Por aquí he comido mucha fruta,
melocotón, ciruela, breva” (OC 2, CJosefina, 19-7-1938, 1680).– “Mi hermana ha
perdido el pedrusco de goma de albaricoqueros y prunos” (OC 1, La goma, 692).–
Utiliza las formas comunes, en lugar de las dialectales, abercoque, malacatón y
pruno, acaso por sentirlas, desde Madrid, demasiado rústicas las dos primeras, y
muy rara la tercera, el valencianismo oriolano pruna, pese a escribir desde Albalá (Valencia).

alcabor. hueco de la campana del horno o de la chimenea: “Entre zarcillos
sueltos de culebras y chumberas, sube al alcabor de la siesta de la montaña con una niña de la mano”(OC 1, La tragedia de Calisto, Conversaciones, 703). “La luz
hacía crecer la tapia, hasta calentar todo el huerto, ahora un alcabor primaveral, esta
mañana marcera” (OC 1, Ave – casual, 750); “la nieve y la niebla se harán arena
mora, y aires de alcabores entusiasmados los aires árticos” (OC 1, Monarquía de
luces, 761).– DRAE, sin marca diatópica. HOr: “arcabor. Recinto sobre la techumbre del horno utilizado para desecar productos. También alcabor”. Forma metatética por trueque de líquidas. Casi todas las voces comenzadas por al– se convierten
en ar– en el vocabulario del HOr.

alcayata. escarpia: “El canario retiembla haciendo péndula la jaula en la alca-
yata” (OC 1, Canario– mudo, 734); ”Para distraer las penas de su hambre, sigue las
peripecias del trino del canario, tenor de la alcayata”(OC 1, El niño pobre, IV, 700).
Mozarabismo. HOr: “argayata, también algayata”, por alternancia de líquidas.
alegría. planta de maceta: “El huerto del mundo entero / será en España plantado / con roble, encina, granado, / alegría y limonero” (OC 2, Pastor de la muerte, 1411).– No VDMu.– HOr y VNOMu. VAnd “alegría de la casa”.

alhábega. albahaca, planta olorosa: “Anochecido, regaba sus alábegas rejeras”
(OC 1, La solterona, 713). “En la alábega (sic) fresca donde brilla el rocío / hundo el rostro que se unge de perfume bravío” (OC 1, Insomnio, 1930, 139). Pero, antes, en el segundo verso del poema ha usado “una albahaca apoplética de verdores” (O.c., 138); “Allí estaba su vega con huertos y barracas, / estaban sus jardines de rosas y albahacas” (OC, Ofrenda, Orihuela, 28-mayo-1930, 559).
“Por fin trajo el verde mayo
/ correhuelas y albahacas /
a la entrada de la aldea /
y al umbral de las ventanas”
(OP, Romancillo de mayo, 1931, 600). Versos que se repiten en El labrador de

más aire (OC 2, 1248);
“jardines ebrios de albahacas, /
álamos claros y tranquilos, /
olmos, morales y barracas
(OP, La bendita tierra, 1930, 580); “Tierra de naranjos

y albahacas... y de alberas barracas” (OP, Canto a Valencia, 1931, 596).– VP desconoce el murcianismo alhábega, al verlo escrito sin h intercalada, del que sólo dice: “alábega (sic), por metátesis, albahaca”.– Miguel Hernández emplea albahaca en lugar de alhábega, por fuerza de la rima con barracas y ventanas.– Otra rara cita de alábega se halla en la inédita composición titulada Murcia: “Impedidas de ángeles /
de Salcillo, las rejas /
oscuros brotes de alábegas”,
grafía que interpreta el despistado comentador así:
“En el verso tercero se ha cambiado la dicción más llana (“sombrías de albahaca”, que se ha tachado) por un sinónimo culterano, “alábegas”. (Agustín Sánchez Vidal: Dos inéditos murcianos, en EMH, 448).
El autor alucina, suponiendo culterano, un término dialectal murciano, que tal vez, por la incorrecta ortografía, no ha podido localizar.– DRAE (2001), “alhábega. Murc. albahaca”. VDMu y HOr. Este vocablo es un murcianismo histórico desde que, en 1726, el DAut lo asienta como “Voz del Reino de Murcia”, si bien con erróneo acento llano y variedad polimórfica (alabega, alfabega, alhabega, alhavega); por ende, yerra el DCECH (s/v. albahaca) al afirmar: “alhábega, en tiempo de Laguna (m. 1560) se empleaba en Murcia y hoy sigue oyéndose en Albacete”. No ha perdido un ápice de vigencia la voz alhábega en todo el dominio del español murciano, donde es hoy de uso exclusivo, ni falta en Vocabularios murcianos, desde el de A. Sevilla (1919) hasta el VNOMu (1991) y posteriores.– V. pomo.


alhucema. espliego: “(mi corazón) quema por mis ojos a las demás naciones /
como si fuera mi alma la flor de la alhucema” (OP, España en ausencia, 425).– HOr.

alicantino (higo). – V. higo.

almorzar. comida por la mañana, distinta del desayuno:
“para almorzar o desayunar, según tengas costumbre, tómate una taza de Miguel” (OC 2, CJosefina, 2-6-1936, 1593).


amanoso, a. manejable, cómodo: “Miguel se reía mucho cuando me echaban
un piropo yendo con él. Un día se puso uno delante de nosotros diciéndome que
estaba “amanosica”, y después en muchas cartas me preguntaba si seguía siendo tan “amanosica””. (RJ, 13);
“¡Qué amanosica te has vuelto, rica Josefinica!” (OC 2,

CJosefina, mayo 1936, 1589); “Dime si sigues poniéndote amanosica o si te vas
volviendo de las que hay que hacer muchos esfuerzos para poder abarcarlas” (OC2, CJosefina, 23-6-1936, 1605).– VDMu, Supl. y HOr. Catalanismo, de amanós.
amapola.– ababol, planta: “Sobre los sembrados de verdor risueño / florecen
sangrientas miles de amapolas” (OC 1, ¡Marzo viene!, En la huerta, 28-febrero-
1930, 98); “amapola, flor, cálida llama”, OC 1, Es tu boca, 1930, 124).; “El silencio y las encinas, / las oraciones marchitas,/ las cosechas malogradas,/y de amapolas sanguíneas/ rebosantes los aljibes / y las eras de cenizas” (OC, Quien te ha visto
y quien te ve, 1934, p. 575); “Sufro sola, sangro sola, / al compás de la amapola”
(OC 2, El labrador de más aire, 1238); “Barro en vano me invisto de amapola” (OP,
El rayo que no cesa, 1934-35, Me llamo barro, 244). Riman “estercolas, caracolas,
amapolas” en la Elegía a Ramón Sijé (OC 1, 1936, 435). “Procedencia nerudiana
tendría el uso del adjetivo “desalentadas” calificando a una palabra tan de Neruda
como “amapolas” en la Elegía a R. Sijé... la voz amapola es muy representativa del
chileno, y basta cerciorarlo leyendo Residencia en la tierra, donde ese sustantivo se
reitera con frecuencia, casi siempre insertado en un contexto fúnebre” (SRas, 221).–
Nótese que el VP recoge ocho citas de amapola, todas en poesía. A pesar de que la
clara preferencia de Miguel Hernández por amapola es muy temprana, pues se
remonta a 1930, sin embargo, la permanencia de ababol todavía en 1931 revela que
le cuesta desprenderse del nativo y rotundo ababol, que sólo abandonará convencido de que, entre literatos y en ambientes cortesanos, resulta ininteligible ese vocablo, no por feo, sino por regional.– V. ababol.

antiayer. anteayer: “Ayer una, hoy otra, antiayer tres” (OC, Los hijos de la piedra, 631).– HOr sólo recoge anteyer y antiyer, pero no antiayer. Variante polimórfica.
añivez. año y vez: “Quería purificar mis ojos con las cosechas añiveces de un
instante” (OC 1, Pureza – pecadora, 720).– HOr: añiver ‘año y vez’. VDMu y
VHMu: añover, añovez., ‘tierras que un año dan cosecha abundante y otro muy
poca’.

arrope. “El otoño, acallando las chicharras, endulza y enluta la tierra con el
poco arrope que queda en la higuera” (OC 2, Los hijos de la piedra, 1185).

aulaga. planta espinosa de florecillas amarillas en primavera: “Fase interior.
Otro lado del monte, con higueras salvajes, aulagas, cantuesos, cuevas y precipicios” (OC 2, Los hijos de la piedra, 1935, 1185 ); “Dolido voy de zaga / del aire y
el ganado, / con el alicaimiento de la aulaga” (OPC, El silbo del mal de ausencia,
1933-34, 214).– HOr ni aliaga ni aulaga. No crece la planta en la sierra de Orihuela.
Miguel Hernández pudo conocer la planta en otras regiones más frías de España.
Aparece en el VNOMu.

azarbe. acequia de aguas muertas o sobrantes: “rezos de azarbes murmuradores” (OP, Plegaria, 1930, 574); “Regatos, azarbes, fuentes” (OPZ, A don Juan
Sansano, 1931, 549); “Tu cielo mago que se mira /del corvo azarbe en el espejo”
(OP, La bendita tierra, 1930, 579).– HOr. sarbe ‘acueducto de aguas muertas’.

azufaifa. fruto del azufaifo, jínjol:
“le pediré a Pomona /
frutos que hagan las delicias /
de tus labios -azufaifas -; /
le pediré dulces guindas”
(OC 1, A mi Galatea, 89).– DRAE. HOr: jínjol ‘azufaifa’. No emplea nunca el catalanismo jínjol. Aragonés gínjol.


baladre. adelfa, arbusto: “(pregunta al pastor sobre el barranco de los
Baladres): ¿Lo has visto tú acaso?” (OC, Los hijos de la piedra, 1935, p. 614).–
Catalanismo (DCECH). VDMu y HOr, general y exclusivo. Del lat. veratrum.
Existe, de hecho, en Orihuela el Barranco del Baladre, topónimo menor que se localiza en la vertiente norte de la Sierra de Orihuela, a la espalda de la Cruz de la Muela: “El tercer grupo está relacionado con la vegetación y está compuesto por nueve barrancos: Hinojos, Acebuche, Higuerita, Granado, Baladre, Sabinas, Paleras y Higuera Verdal” (Francisco Marco Torres, Toponimia de Orihuela, en Actes de la II Jornada d’Onomástica. Oriola 2007. Academia Valenciana de la Llengua, 72).– V. adelfo.

balsa. estanque o piscina: “croa la rana al borde de la limpia alberca (OC 1,
¡Marzo viene!, 28-2-1930, 99). “La prueba está en las fotografías, que te has quedado en la balsa, y junto a la soga de tender ropa” (OC 2, CJosefina, junio 1936, 1610); “ báñate en el río, aunque ahí sólo habrá balsas, o tírate a la balsa y nada” (OC 2, CJosefina, martes julio 1936, 1612). “Sabrás que el otro día me bañé en la alberca que hay en este cortijo” (OC 2, CJosefina, 19-6-1937, 1664). El poeta fluctúa entre balsa y alberca.

bancal. trozo cuadrilongo de tierra cultivable:
“Voy a echarle una pedrada /
a la “Luná”, que se ha ido /
a un bancal de habas”
(AP, A todos los oriolanos, en Poemas de adolescencia, 1931”, 20);
“la cabra /
que otra vez se fue al habado /
bancal y el huertano rabia”,
O. c., 22);
“da una noria vueltas, /
arrojando de agua limpios manantiales, /
que viértense, /
hasta los bancales”
(OPZ, Horizontes de mayo, 1930, 499)


barra. mandíbula: “Come menos que Rosita, que tiene la barra de una mula
(CJ, 26-septiembre-1941, p. 355).– HOr ‘mandíbula inferior de caballerías’.

boria. niebla, bruma. No VP, pero sí bruma. Información directa (Raiguero de
Bonanza, Orihuela).– HOr `niebla’. Catalanismo boira desechado por Miguel Hernández. Aragonés boira, dorondón , etc

cabecera. almohada : “No es ningún milagro que te besara al coger tu retrato
del suelo, porque duermo con él al lado de mi cabecera” (OC 2, CJosefina, 23-6-
1936, 1604); “¿Qué coses? ¿Sábanas, pañuelos, cabeceras?” (OC 2, CJosefina, 4-2-1937, 1649); “Manda la muda, sábana y cabecera” (CJ, 1942, p. 364); “Se te hab olvidado mandarme la funda de la cabecera” (OC 2, CJosefina, marzo? 1942, 1825); “Te siento removerte en el colchón y yo quisiera tener tu cabeza sobre mis dos almohadas postizas” (OC 1, La solterona, 714). – V. cañar .

cabecerón. “Ya tengo en la maleta las dos sábanas y el cabecerón guardadas”
(OC 2, CJosefina, 19-junio– 1937, 1664).– HOr

cabezón, cabezote. Terco, testarudo, obstinado: “No vale la pena sufrir por el
cabezón que he sido siempre” (OC 2, CJosefina, 5-2-1940, 1723). “Ten compasión
de este pobrecito preso, que sólo quiere verte feliz. Y tú, cabezona, cabezota, empeñada en no serlo” (OC 2, CJosefina, 15-4-1940, 1739). “Y aquí me tienes, cabezón
siempre, como mi hijo dispuesto a ser más cabezón cada día, más obstinado en querer lo que quiero. Me alegra mucho que ese hijo sea cabezote, es decir, que quiera
una cosa con toda su alma” (OC 2, CJosefina, 8-3-1941, 1778).

cabrear (se). enfadar, amoscar: “Se pone furioso cuando me lleva las cartas y
no estoy, y como son muchas las cartas que recibo, el hombre está cabreado” (CJ,
junio-1936, p. 107). No DAut. DRAE.– Documentado en R. Caballero, Modismos,
1891.

caletre. cabeza: ”No se me quita del caletre que no voy a estar contigo esta
semana que viene” (CJ, junio-1936, p. 123).– DRAE, vulgar, y DEA coloquial
calina. bruma.“Y toda la extensión regia de la huertana llanura, / debajo de la calina palpita” (OP, A don Juan Sansano, 1931, 608).– DRAE. HOr: calina ‘bochorno’.

camisa. prenda común de mujer y de hombre: “por fin una carta ha logrado
cogerte desprevenida, porque a lo mejor te ha pillado hasta sin camisa” (OC 2,
CJosefina, 23-6-1936, 1604). “En cuanto vaya me pondré la camisa que me has
cosido por tu mano” (OC 2, CJosefina, 19-6-1937, 1665).

camisón. prenda de hombre: “Me gustaría que vieras los calzoncillos cosidos
con hilo verde y los camisones con hilo verde también” (OC 2, CJosefina, 3-8-
1939, 1700). “Para no apenarme tanto me empleo en coseros ropa nueva, y para
Francisco ya tengo hecho un camisón con tirilla. Besos de Isabel” (OC 1, Familia
de soldados, 842).

cansera. cansancio grande (HOr)., VDMu cansancio y desaliento grande. Tal
vez Miguel Hernández evitó emplearla por que creerla demasiado dialectal, al no
estar todavía entonces incluída en el DRAE. Hoy está admitida sin acotaciones diatópicas, aunque es más usada en murciano y en Salamanca y Colombia.

canute. canuto o cañuto de caña (HOr). fr. “No saber hacer una o con un canu-
te” ‘ser muy ignorante o analfabeto’.– Catalanismo, de canut. //
fr. Salud y fuerza en el canut (éste, con valor de pene); usado también en La Albatalía (Murcia) y DCa: “Salud y fuerza en el canut”.-: “Espérame. Salud, y fuerza en el canú” (CJ, 3-9-1937, 201); “Recuerdos de Carlos. Salud y fuerza” (CJ, 3-3-1938, 209). Sobreentendido en el canú. También es brindis de hombres en valenciano: “Salut...y força en el canut” (GV, 135).


cañar. cañaveral: “(mi pulido hatajo) Luego, silencioso, se tiende debajo / de
las sombras móviles de un cañar umbrío” (OP, Siesta, 1931, 600); “es el pie de un
pino / y detrás de unos huecos cañares” (OP, Al acabar la tarde, 1931, 609) “En las
aguas del Venero / veré temblar y bogar / barcas de hojas de cañar” (OE, Quien te
ha visto, 1934, 282) ; “Tal vez las notas de los cantares / de las acequias y los huertanos, / de las olmedas y los cañares” (OP, Plegaria, 1930, 574) (extraña más cañares junto al cultísimo olmeda, aquí desconocido); “una choza entre cañares / y a la orillica del río” (OPZ, A la señorita, 1930, 512). Dos veces usa cañaveral frente a
siete cañar.– “Se detuvo (el río) en recovecos y remansos de cañares y molinos”
(OC 1, Cosas del Segura, Madrid, 29-12-1931, 689). “Ha inflado (el río) su entequez torácica, destrozando sus largas almohadas de cañaverales” (ibid.).– VDMu.
No HOr.

caraiter. carácter o temperamento /. rúst. cara, rostro, fisonomía: “Lo que tú
no has llegado a comprender, novia preciosa, es mi temperamento o, mejor dicho,
o peor dicho, mi caráiter, como se dice por estas tierras” (CJ, 9-octubre-1936, 145).

“Una tarde de agosto de 1936 fui con Miguel y mi tía Gertrudis, hermana de mi
padre, al campo de Cox. A medio camino nos tropezamos con una prima de mi
padre. Nos detuvimos con ella, y le preguntó a mi tía: “¿Esta es hija de tu Manuel, verdad? La he sacao por el caraite”. Cuando Miguel y yo oímos esa palabra, tuvimos que hacer una gran esfuerzo para no reírnos, pero yo no pude aguantarme de mirar a Miguel, ni él de mirarme a mí, y explotamos con una risa a borbotones, como él decía, que sufrimos vergüenza. La prima nos dispensó diciendo: “Déjalos, que son jovenes” (RJ, 99). No es sólo el culto Miguel el que se ríe, sino también Josefina, lo que indica que tal palabra era ya obsoleta en los jóvenes instruídos.– VDMu, caraite, vulg. y rúst. ‘cara’. No HOr.

charamita. dulzaina, chirimía: – HOr. charamita / charamitero.– V. dulzaina.

cherro. becerro, novillo: “Comido (el pan de maíz) en abundancia, hace
engordar. A ver si os ponéis como becerros alguna vez” (OC 2, CJosefina, 22-2-
1941, 1775).– HOr: cherro ‘becerro’. Aquí se esperaría el regional cherro en tono festivo.

chicharra. cigarra: “El sudor es la cosecha que recogemos los hombres del
trabajo... Y más en este tiempo de chicharras” (OC 2, Los hijos de la piedra, 1935, 1161); “Os recuerdo en el huerto de mi casa, con higueras y chicharras... todo se ha conjurado en favor mío: la luna, al plenilunio; las eras, a la cosecha; las chicharras, a la locura” (OC 2, C. a Carmen Conde, agosto 1935, 1545); “chicharras que conceden por sus élitros / aeroplanos, torrentes, cuchillos afilándose, / chicharras que anticipan la madurez del higo... todo es chicharra loca de frotarse” (OC 2, Oda entre sangre y vino a Pablo Neruda, 449-450). “Cansado acaso, pero no vencido, / sale de sus jornadas el soldado./ En la boca le canta una cigarra / y otra heroica cigarra en el costado” (OP, Fuerza del Manzanares, 367); “iré antes que cigarras raspen con lijas las horas” (OC 1, Yo – la madre mía, 695) “Llegó el otoño de un modo tan suave que las cigarras no se dieron cuenta y siguieron con su zumbo de aeroplanos” (OC 1, La solterona, 717).– Usa las dos formas, cigarra y chicharra. pero prefiere la mozarábica chicharra.

chino. cochino, cerdo (no).– HOr, 78, 207. No Miguel Hernández.

cisca. planta herbácea, de hojas con filo cortante: “El triángulo agudo de la
choza / se hace...un torrente de barba / cuando todas las ciscas son incendio de
hoguera” (OP, Luz en la noche, 1932, 612).– HOr siscar, y p.197 .

clueca. llueca: “Expuestos a romper los cigarrones, / y aún es clueca amarilla
la chumbera” (OPZ, Octavas, 72).

cochinera. pocilga: “Dime todo lo que pasa en vuestra cochinera sin mí” (OC
2, CJosefina, octubre-1939, 1712). “He querido sacarte de la cochinera en que
vives, pero no me basta con querer” (CJ, 22-2-1941, 329); “Con el dinero que recibas, podrás pagar un piso modesto y es hora de que salgas de esa conchinera (sic)
en que vives” (CJ, 4-3-1940, 273). Se refiere figuradamente a una casa en Cox,
pequeña, vieja y sucia.

compaña. compañía: “Mi compaña / ha de aliviarte la melancolía” (OE, Quien
te ha visto, 1934, 355); “Lo que más echo de menos Tú: tu compaña” (CJ, 1935,
46); “Todos mis días vacíos y solos sin tu compaña” (OC 2, CJosefina, 1935, 1529).

corcón. carcoma: “Durante la noche me quitaba el sueño el rinran de un corcón, que roía junto a mi cabecera. Aquella molestia la soportaba yo con la ilusión de que al hacerse de día al levantarme, miraba yo aquel montoncito de aserrín que el roedor había dejado en el suelo” (RJ, 34); “La carcoma, el gusano, deshilará tu muerte” (OC 1, Elegía a Gabriel Miró, 1933, 721). “Unas carcomas lo picaban por horas, le daban cuerda (al silencio)” (OC 1, La solterona, 714) – HOr. JMB: corcones, 12. // ver quera //

corrental. corriente de agua: “y el gran manto de la Virgen bebe el fuego del
ocaso / y en los tiernos correntales del Segura se retrata” (OPZ, La procesión huertana, 1930, 532); “En los correntales de un fino arroyuelo... abreva sediento mi pulido atajo (sic)” (OPZ, Siesta, 1931, 542); “y los correntales de la huerta verde / toman del crepúsculo los rojos reflejos” (OP, Al acabar la tarde, 1931, 609). “¡Cuánto lucero de oro hacía en el corrental el sol!” (OC 1, El niño Flores, 694).–HOr. Ni DRAE ni DUE.

corvilla. hoz pequeña: “dale un poco de filo a la corvilla” (OE, Quien te ha
visto, 1934, 330);
“¿No veis venir cuesta arriba...
de manos que armadas brillan, /
de hoces, de hachas, de martillos /
de garrotes y corvillas?”
(O. c., 389).– No DRAE ni DAut– VDMu (corvilla) y HOr (corbilla). Murcianismo documentado desde el siglo XVII en F. Cascales y J. Polo de Medina. En valenciano, corbella.


crilla. patata: “y las crillas del verdeo, el río / cuando se esbordó, de ellas me
dio cuenta/ que las pudrió tuicas” (OC 1, “¡En mi barraquica!”, 15-1-1930, 94);
“echo de menos las patatas, que me gustan más que estos garbanzos que me dan” (OC 2, CJosefina, 26-2-1938, 1675); “Come mucho vegetal, principalmente patatas” (OC 2, CJosefina, 12-9-1939, 1709).– No DRAE. VDMu y HOr. Síncopa de creadilla. / creílla , creílles en valencià ?

desaprender. olvidar lo que se había aprendido: “A mí me sucede todo lo con-
trario: voy a desaprender de tanto escribirte” (CJ, octubre-1939, p. 255).– DRAE.
dispertar. despertar: “¡Calla! ¡Que no dispierte! / ¡Que no dispierte! ¡Contigo
sueña!!” (OP, Postrer sueño, 1930, 572); “Cualquier día despertarás y no conocerás
la cama” (OC 2, CJosefina, octubre 1939, 1713).– Arcaísmo. VDMu y HOr.

dulzaina. instrumento musical: “Unos gritos de dulzaina, de tambor de hueco
zumbo... entre gritos dulzaineros y litúrgicos cantares” (OP, La procesión huertana, 1930, 588); “Cuando la dulzaina pita / suavemente, dice presta:/ ¡Grita, grita! / que hoy es fiesta” (OC 1, La campana y el caramillo, 67). “Ese aire antiguo que sopla / la dulzaina de la fiesta /... ¡me da una tristeza! / Creo que es porque los días / de mi infancia me recuerda, / cuando tras el dulzainero / lo iba silbando mi lengua” (OC 1, Tristeza, 77). “En aquellos ciruelos grandes...sus dulzainas de música ágil / toca un bando de alegres mirlos” (OC 1, Frinados, 91).– HOr: charamita ‘dulzaina, chirimía’. Miguel Hernández nunca usa el término charamita, tan popular, que hasta existe la calle Charamita en Orihuela, pero el poeta lo posterga frente al eufónico

dulzaina.– V. charamita.



enjalma. aparejo de caballería: “La dignidad del asno se rebela en la enjalma”
(OP, Los hombres viejos, 385) // albarda, aubarda //

enguizcar. incitar, estimular: “(a Dios) ¡Enguízcame con tu amor, / con tu voz
de miel y miera! / Tengo gana!: yo quisiera / que me enguizcaras, Señor!” (OE,
Quien te ha visto, 1934, 355); “Enguizgando (sic) a las aves y al molino / pasa el aire de vuelo” (OPZ, La morada amarilla, 155).– HOr. ‘guizcar, incitar’.

festeo (de festear). noviazgo: “Mi niño estaba hoy hermosísimo, y mi niña
también. Parecía mi novia, y sólo faltaban unas macetas en las rejas para que fuera una realidad el festeo” (CJ, ante, 14-noviembre-1941, p. 360). Se refiere a la comunicación o visita de Josefina y el hijo a la cárcel.– HOr: festear ‘hablar los novios’. / festejá , festechá , festech

flechado, a. muy rápido (DEA): “El pájaro desapareció flechado por el aguje-
ro en su cielo” (OC 1, El gorrión y el prisionero, 867).
fosco, a. nublado, “En cada casa, un odio como una hoguera fosca” (OPZ, El
hombre acecha 1937-39, El hambre I, 356).– HOr: fosca ‘neblina’.
franciscanos. frailes menores franciscanos: “Todas las cosas me acompañan
en esta soledad de franciscanos que tengo” (CJ, 27-diciembre-1939, 261).– No se suele adjudicar la soledad a los franciscanos, sino a los monjes cartujos, benedictinos o a los ermitaños. Pero, en este caso, Miguel Hernández está pensando, sin duda, en la soledad del convento franciscano de su Orihuela natal, que, desde el siglo XV, se ubica en las Puertas de Murcia, en edificio totalmente exento, precedido de una gran alameda que lo aísla.
garbera. montón de garbas o haces de trigo: “También has de prevenir / la
espiga al haz, a la turba / de la garbera los haces, / y la garbera montuna / a la parva, y ésta al trillo” (OE, Quien te ha visto, 1934, 316).– HOr: ‘montón de garbas’.
garrofa. algarroba: “No se te olvide mandarme tomates y algarrobas” (OC 2,
CJosefina, 5-9-1941, 1803).
guardoso, a. cuidadoso en conservar y no gastar, o enajenar: “Gasta ese cochino dinero en sellos, tontica mía, y no seas tan guardosa” (CJ, 9-octubre-1936,
146).– DRAE. No VDMu ni HOr, pero sí VNOMu.
helor. frío intenso y penetrante: “Frío, fríos, refríos fríos quiero:/ dolor, helor,
temblor” (OPZ, Invierno -puro, Diciembre, 119).– DRAE, 22ª ed., sin marca diatópica, pero en las ediciones anteriores siempre llevó la etiqueta Mur., hoy suprimida.
También el DEA lo trae sin acotación, pero curiosamente aduce sendos textos de
dos autores murcianos, el yeclano Castillo-Puche y R. Rubio, de Los Montalvos
(Albacete). VDMu y HOr. Aragonesismo (elor).
higo. fruto de la higuera: “higos verdales, napolitanos o alicantinos, de piel de
toro. Abundantes, moscateles que agosto arruga; los otros, largos como badajos
hembras, góticos negros violados, con un rabo que es una pata de gallo y acuchillados verticalmente de blancura; éstos, llanos, duros a lo piedra garabateada con
mapas, redondos, viriles, machos” (OC 1, Venta de higos, 691).
horqueta. instrumento para aventar: “No hay viento que divorcie en las horquetas / el trigo de la paja” (OPZ, 117).– DRAE, horca de labrador para aventar en la era. HOr.

ivierno. invierno: “lo que ofrecen Ivierno y Prima-Vera... Ofrécele tu agua
sola, Ivierno” (OE, Quien te ha visto, 1934, 310). Entre los personajes de la Parte Segunda, escena segunda (309-314), aparecen las Cuatro estaciones, y siempre se le llama Ivierno. “Si tuviera mi pastor a mi lado, no vendría el ivierno a darme este tormento... ¿Por qué vendrán los iviernos?” (OC, Los hijos de la piedra, 1935, p. 645). // invierno. “Pasará este tiempo, y vendrá el invierno. El invierno es el verdugo del campo. El invierno empieza su faena de hambre” (OC, Verano e Invierno, 1935, pp. 941-942).– La forma ivierno es antigua y popular, según el DCECH. Curiosamente, el DAut (1726) trae las formas invierno, hybierno e imbierno, pero no ivierno; por contra, la incluye el DRAE (2001), sin marca ninguna de arcaísmo. VDMu, HOr y DCa. Al principio, Miguel Hernández debió de usar ivierno en su lengua oral y escrita, pero después, al sentirlo rústico, adoptaría invierno, la forma más común.

jaluza. gazuza, hambre. “Dime si pasas mucho apetito o jaluza, hablando con
finura” (CJ, 29-enero-1940, 266) (tono irónico o humorístico).– VDMu, HO ‘jalusa’. Corominas, murcianismo. // fam //

jazminero. arbusto del jazmín: “aquel jazminero que junto del pozo / cuajado
de flores había, sin ellas se agosta” (OPZ, El alma de la huerta, 1930, 508); “Es la casa un palomar / y la cama un jazminero” (OPZ, Cancionero y romancero de
ausencias, 1938-1941, 459).– DRAE, And. DEA, general (sin marca). VNOMu y
VMur/2. No VDMu ni HOr.

jilguero. pájaro cantor, colorín: “Buscan los jilgueros donde hacer su nido”
(OC 1, ¡Marzo viene!, 28-2-1930, 99); “Con el clamor triunfal de gloria /cantan la noria y los jilgueros” (OP, La bendita tierra, 1930, 580); “cántico digno de un jilguero” (OPZ, “Canciones de amor”, 1931, 547); “al nidal del naranjo /van los jilgueros” (OPZ, Atardecer, 1930, 547); “entre risas y canciones / y jilgueros” (OPZ, La palmera levantina, 1932, 552). “Los canarios y jilgueros domésticos comentan a grandes silbos la muerte del ruiseñor” (OC 1, El pájaro enamorado, 762). – “Colorado colorín, / ¡cómo alegras mi jardín!” (OC 1, Colorín, 84).– Sólo emplea jilguero y menos colorín. Pero nunca usa el murciano cabernera, ni tampoco su variante cagarnera, privativa de Orihuela, al rechazarla de plano, a causa de su fetidez. HOr: cagarnera ‘jilguero’.
leja. vasar, estante: “En mi casa había un diccionario de amplio tamaño que mi
padre repasaba mucho. Yo también lo repasé alguna vez, a pesar de su alta postura: en una leja, que me tenía que subir a la baranda de una cama para poderlo alcanzar”(RJ, 48).– DRAE, Murcia y VDMu. HOr ‘repisa’. No VP. En la sierra de Orihuela hay un lugar llamado la Leja. Lo emplean también Azorín y Miró. Valenciano, lleixa.

lilio. lirio: “ Su clara infancia fue un ligero trecho / de lirios de ropaje candoroso” (OP, Juan Sansano, I, 1931, 598); “y afuera los lirios tienen forma gentil de
arcaduces” (OP, A don Juan Sansano, 1931, 608); “Y niño apenas, y lilio, / saco mi camisa cana” (OE, Quien te ha visto, 1934, 266); “De punta en blanco armado, puro el lilio” (O. c., 297); “maná de abejas y cielo, / licor de rayos y lirios” (OE, El labrador de más aire, 1937, 515).– Forma medieval (Berceo, Álvaro de Luna, 1446). No DAut. DRAE, poco usado. En VP se contabilizan 7 lilios por 11 lirios. HOr: lirio “Llámase así en la zona Oeste, a las movidas tiernas de los árboles”. Acepción extraña.
longaniza. fr. “Hay más días que longaniza, ¿dice eso la gente? Para mí hay
más longaniza que días” (OC 2, CJosefina, 8-4-1940, 1736).– No DRAE, DEA ni
HOr. Sólo VHMu..
luciérnaga. gusano de luz: “consteló su frente con el cariño luminoso de las
luciérnagas que halló desposadas” (OC 1, El niño pobre, 700).– VDMu: reluzángano. / cuc de llum en chapurriau /

machear. fecundar: “La época de este creciente de luna es la más a propósito
para machear las cabras” (OC, Los hijos de la piedra, 1935, p. 598).– Miguel
Hernández conoce muy bien la acepción de “machear o polinizar las palmeras”,
corriente en Orihuela, que goza de rico palmeral. De ahí, por extensión, la aplicó a las cabras, con valor de ‘fecundar’, acepción no recogida en DRAE, VDMu ni HOr.

macheo. acto de fecundar: “(la palmera) hembra de amor, reclama / el macheo
del polen que le ama” (OPZ, Agosto– diario, 128).
malacatón. melocotón.– V. albaricoque.

manchar. dar a los fuelles del órgano: ”Los domingos subía al órgano a mar-
char (sic), a dar al fuelle” (OC 1, Monaguillo, 708).– Grave errata de trascripción, “marchar”, por ignorar la especial acepción del verbo manchar. DRAE, Ar. y VDMu.

mandil. zamarra que se pone a los machos cabríos para impedirles la copulación: “Ayer he soltado el mandil a los chivos” (OC, Los hijos de la piedra, 1935, p. 598); “y luego llegará octubre / a paralizar mis ganas, / y a dejarme, entre otras cosas, / un mandil entre las patas” (OE, Quien te ha visto, 1934, 264).– Acepción no DRAE. HOr:”especie de delantal de cuero o esparto forrado que llevan colgado a la barriga los machos para evitar cópulas”. No VDMu, pero sí VHMu.
mantecada. mantecado especial de navidad: “Tus dos paquetes postales me
han llegado: mantecadas, turrón y chocolate... Las mantecadas han desaparecido enseguida. Hasta el saborcillo del limón y del anís les has dado” (CJ, 9-enero-1941, 321). “Si personalmente aún no la conozco, sí a través de la conversación con Miguel y...de esas magníficas mantecadas que el otro día llegaron a este hotel. No olvide la receta para nuestro próximo viaje a Cox, pues van a ser pocas cuantas nos haga” (OC 2, CJosefina, enero 1940, 1719). “Aún no sabe nada de esas mantecadas que amenizarán nuestros sueños durante mucho tiempo... Como ves, Josefina, han tenido un éxito tus mantecadas. Nos han sabido a poco” (OC 2, CJosefina, enero 1940, 1720). “Me agrada tu idea de las mantecadas, y ya las espero con flato.
Puedes enviarme las mantecadas y dátiles” (OC 2, CJosefina, 1-1-1941, 1766).
“Debiste dar a ese hijo tan valiente todo el turrón y todas las mantecadas” (OC 2, CJosefina, 18-1-1941, 1771).– No HOr.
mañaco, mañaco. niño pequeño, párvulo, crío: “Eres una mañaca siempre: ¿a quién se le ocurre llorar al pasar por una escalera?” (OC 2, CJosefina, 1934, 1518).– Según el DRAE, el sufijo -aco tiene valor despectivo. VDMu. HOr: “mañaco ‘niño
de poca edad. Se dice también del que obra infantilmente”. Valencianismo.
mascar. masticar: “Allí, mascando un cielo de diáfana hermosura “ (OP, El
palmero, 1931, 589); “mientras a lo lejos unos azadones, / al mascar la tierra, dan truenos de luz” (OP, Al acabar la tarde, 1931, 609).– DRAE.

melona. cabeza: “De todo el cuerpo los últimos rincones que trabajan son el
estómago y el corazón y la grillera, o sea, la melona” (OC 2, CJosefina, 9-2-1940, 1724).– HOr: melona ‘cabeza dura’.
membrilla. membrillo especial: ”Músculos de pimientos y membrillas” (OPZ,
Agosto-diario, 128).– DRAE, Murcia. VDMu. HOr: ‘variedad de membrillo, de
color amarillento claro y carne menos áspera que los comunes’.

merla. mirlo, pájaro de huerta: “Pájaros hay que el pío por el pío / dan, en el
más recóndito verdor / de la rama: la merla, el ruy-señor / y la zumaya: enamorado trío... desvelándose siempre por el vano / eco, merlas, zumayas, ruy-señores” (OPZ, El trino– por la vanidad, 164); “Por mi frente, que se achicharra, /cae un agua salobre en perlas. / Oigo el canto de una cigarra / y de cientos mirlos-merlas” (AP, El chivo y el sueño, en Poemas de adolescencia (1925-1932), 9); “En aquellos ciruelos grandes.../ sus dulzainas de música ágil / toca un bando de alegres mirlos” (OC 1, Frinados, 91).– DAut, DRAE y VDMu. HOr: merla ‘mirlo’.Voz exclusiva. Obsérvese la creatividad de Miguel Hernández: conoce y quiere usar el vocablo dialectal merlas, en rima con perlas, pero temiendo que no se entienda, se ingenia un sonoro neologismo, mirlos-merlas, yuxtaponiendo el castellano mirlo y el murciano merla.

miera. aceite de enebro, muy amargo: “Tuera es tu voz para mi oído, tuera...
miera, mi voz para la tuya miera” (OPZ, El rayo que no cesa, 1934-35, 218).– V.
tuera.
miloja. pastel de hojaldre: “Que te compre Josefina una miloja” (OC 2,
CJosefina, 5-2-1940, 1722). “No olvidaré llevarte una caja de milojas... Dile a
Josefina que te compre una miloja” (OC 2, CJosefina, 5-2-1940, 1723).– HOr: milhoja ‘cierto pastel de hojaldre’.
mona. bollo especial para la pascua de Resurrección: “Mándame un poco de
mona, monísima mía, si las ha hecho ya tu madre” (CJ, 12-abril-1935, 47); “Hazme monas, sin mucho huevo” (OC 2, CJosefina, febrero 1942, 1827). A veces se especifica mona de pascua. – VDMu: “torta guarnecida de huevos que se cuecen con ella en el horno. Es costumbre comerla por Pascua florida” y HOr ‘especie de bollo’. Definición muy imprecisa. // esperar la mona de pascua. fr. esperar algo o a alguien que nunca llega: “Por aquí seguimos esperando la mona de Pascua y carta tuya” (OC 2, CJosefina, 18-7-1939, 1696). No DRAE ni DEA, ni HOr ni vocabularios murcianos,
monaguillo. acólito: “Bastante tiene con tener un padre que en su más tierna
infancia fue monaguillo” (OC 2, CJosefina, 25-6-1940, 1751); “El padre Moratal
hizo monaguillo a Calisto” (OC 1, Monaguillo, 707). – HOr, monesillo. // escolanet //
mondo, a.– V. solo y mondo.
mortichuelo. parvulito muerto: “En aquel tiempo no era moda llevar flores al
cementerio, sólo se les ponía a los niños alrededor dentro del ataúd, principalmente jazmines. Tal vez por eso no nos gusta la colonia de ese perfume, nos repugna diciendo que echa olor a “mortichuelo”, como se dice por esta tierra” (RJ, 160).– VDMU y HOr.
http://joseangelmacia.blogspot.com/2012/09/el-rito-funerario-de-los-mortichuelos.html

https://www.wikirioja.com/riojanismos/mortichuelo/


napolitano, a (higuera).– V. higo y verdal (higuera)
navego. trabajo, trajín, manejo en la vida:“No hacía más que reiterar que le
faltaban, para el navego por el mundo, los dos remos principales” (OC, Ciegos del cuerpo, 945).– VDMu. HOr: navego ‘quehacer doméstico’. / figuera, figa /

nene, nena. Es el tratamiento familiar o afectivo, corriente en todo el ámbito
dialectal murciano, que se da, respectivamente, a cualquier hombre y mujer de cualquier edad. De modo especial, en cada familia, se llama así al hijo o hija mayor: “Da muchos besos a nuestro pequeñillo nene” (primer Manolillo, de pocos meses) (OC2, CJosefina, 5-3-1938, 1677). “En Cox, a los primeros hijos les dicen el nene y la nena, aunque lleguen a viejos. Tenía yo en Cox una amiga llamada Josefina, aunque en el pueblo le decían la nena la Casiana. Cuando se casó, se fue a vivir a casa de sus suegros, donde también había una nena hermana de su marido. Cuando alguien iba preguntando por la nena, les obligaban a decir qué nena. Su marido se indignó un día, y le dijo a la que preguntaba: ¿Qué es eso de tanta confusión de nenas? Aquí ya no hay más nenas: una se llama Carmen y la otra Josefina” (RJ, 119).– HOr: “Al primogénito se le dice muchas veces nene o nena, especialmente en la zona occidental” (83). El sufijo apreciativo en -ico (nenico, a) manifiesta aún mayor intimidad o parentesco.

ojalá. interj.: “Ojalá y fueras un diente de mi boca para tenerte siempre debajo de mis labios” (CJ, 6-6-1936, 102).– La copulativa subsiguiente es intensificadora.

oliva. aceituna: “Ojinegra la oliva en tu mirada” (OP, Pena-bienhallada, 1933,
173); “nieto del ruiseñor y de la oliva” (OPZ, Viento del pueblo, 1937, Elegía a F.
García Lorca, 293). – DRAE, 2. No VDMu; sí VNOMU y VHM. Término general
en español murciano. No HOr, pero sí: olivero. ‘el que vende olivas’.
olivera. olivo, árbol.– Aun sabiendo Miguel Hernández que oliva es un vocablo confuso por disémico (árbol y fruto) en parte de Andalucía, sobre todo Jaén,
donde residió algún tiempo, nunca utilizó el murcianismo general olivera, por estimarlo tal vez plebeyo frente a olivo, o acaso catalanismo. Es general y ordinario en todo el ámbito dialectal murciano. No HOr, pero GV.
orza. vasija de barro: “una orza enmelada / toda la miel” (OE, Quien te ha
visto, 1934, 314).– DEA: vasija vidriada de barro, alta y sin asas. No HOr.
overa. ovario de las gallinas: “se ha caído una gallina, la de más overa, al
pozo” (OC 2, CFGarcía Lorca, 1934, 1521).– DRAE, VDMu, HOr: overa ‘lugar
donde las aves engendran las yemas de los huevos’.
pajuz. paja desmenuzada, destinada a estiércol: “una vaca peina / con su lengua la testuz / de otra que mordisca hierba con pajuz” (OPZ, Siesta, 1931, 542);
“mano de pino avienta / distinguiendo semillas y pajuces” (OPZ, La hora de la
avienta, 1933-34, 126).– DEA. HOr: pajús ‘pajita menuda’.
pala. hoja de la palera: “libélulas primeras / volando entre archipiélagos de
palas” (OPZ, Agosto– diario, 129).– VHMu. No HOr
palera. chumbera: “Pide que se realicen pronto nuestras esperanzas (casa-
miento), o si no, vamos a ponernos los dos más mustios que paleras sin agua” (CJ, 21-9-1936, 140); “Entre zarcillos sueltos de culebras y chumberas guerreras y
deportistas, sube a la montaña” (OC 1, La Tragedia de Calisto, Conversaciones,
703). – VDMu y HOr.– V. pitera.
panizo. maíz: “Hemos de levantarle un monumento a la gallina y será de cebada con el remate de panizo” (OC 2, CJosefina, octubre 1939, 1713); “Supongo no
os faltará el pan de maíz. De maíz es el que aquí se come” (OC 2, CJosefina, 22-2-
1941,1775). “Me agradan más los roscos de maíz” (OC 2, CJosefina, 19-4-1941,
1784); “el pan de maíz me gusta más que el otro” (OC 2, CJosefina, 24-10-1941,
1807). – Murcianismo normal. HOr: paniso (148-149).
pascua. Navidad y Pascua florida o de Resurrección: “¡Que pases muy felices
pascuas, nena!” (CJ, diciembre-1936, 160). “¡Felicidades, nena! ¡Que pases muy
alegres Pascuas!” (CJ, 22-12-1936, 162). Hasta el último tercio del siglo XX el
saludo tradicional español no era ¡Feliz Navidad!, sino Felices Pascuas (en plural).//
pascua florida, también llamada pascua ‘ monas: “Felices Pascuas. Supongo que
habrás guardado alguna mona para celebrarlas” (CJ, 18-3-1940, 277); “Cuando
vaya, que quiero que sea para estas pascuas, tenemos que disfrutar... Quisiera darte
la alegría de ir para pascua” (OC 2, CJosefina, 15-2-1936, 1564); “Estoy deseando
que llegue la pascua para tomar el tren hacia ti” (OC 2, CJosefina, febrero 1936,
1561); “Te prometo ir para la Pascua por todo el cariño que te tengo” (OC 2,
CJosefina, 15-2-1936, 1563). “Espérame para Pascua... Hasta dentro de poco” (OC
2, CCarlos Fenoll, marzo 1936, 1571); “Ya he escrito a Madrid para que se realice
nuestro deseo de vernos en Alicante. La pascua está en puertas y bien estará que sea
para unas semanas después” (OC 2, CJosefina, 11-4-1941, 1783). “Los bollos me
llegaron el primer día de Pascua” (OC 2, CJosefina, 19-4-1941, 1784).– HOr: pascua ‘monas, ‘pascua florida’.

Se dice menos navidad: “Me parece que podré ir a verte. Será mucho antes de
la navidad, ya lo creo” (OC 2, CJosefina, 27-9-1936, 1624); “Pronto se va a aumentar nuestra familia. Yo creo que será para la navidad” (OC 2, CJosefina, 11-5-1937,
1658). “para Navidad hay más presos en sus casas que pavos en la cárcel” (OC 2,
CJosefina, octubre 1939, 1714); “Llegan estas Navidades y me acuerdo de las del
año pasado” (OC 2, CJosefina, 12-12-1939, 1718). “Vas a tener que esperar todo
este mes para mandarme el paquete de Navidad que me anunciaste” (OC 2,
CJosefina, 1-12-1940, 1764). “Voy a pasar muy buenas Navidades” (OC 2,
CJosefina, 23-12-1940, 1764).

pescatero. pescadero, el que vende pescado: “En una ocasión, al toque de
alzar a Dios, a un pescatero del mercado le cogió el momento liando un cigarro, y
un joven de aspecto brutal, que estuvo en la División Azul, le dio una bofetada al
viejo” (RJ, 115).– VDMu y VNOMu. HOr: pescatero. Aragonesismo.
piel de toro (higo de). HOr: pellejo ‘ toro ‘variedad de higo de piel negra y
dura’.– V. higo.

pimentón. pimiento. “Hay pimentón tendido en la ladera” (OPZ, El silbo de
afirmación en la aldea, 203).– VDMu. HOr .

pitera. pita, planta: “Te imagino en un patio muy grande, rodeado de piteras
que te quieren embestir y de paleras para jugar al tennis” (CJ, junio 1936, 122).–
VDMu y HOr.

platicar. conversar, hablar (especialmente, los novios): “los limones del limonero, a cuya sombra y azahar platicábamos” (OC, Ramón Sijé, La Verdad de
Murcia, 1936, 943).– Aunque el DRAE no le pone marca alguna a la voz platicar,
hoy se siente un tanto obsoleta, tal vez por su paronimia con practicar. Oído a un
señor mayor de Almoradí (mayo 2010). No HOr.
pollastre. pollo. “Se ha puesto rojo como la voz del pollastre” (OC 1, Cosas
del Segura, Madrid, 29-12-1931, 690).– VHMu. No HOr. Valenciano, pollastre.
poma. fruta: “Los undosos huertos de las rojas frutas / estallan de blancos azahares en pomas” (OPZ, Marzo viene, 1930, 493); “Barraca oriolana /que en medio
de flores, palmeras y pomas / de intensos aromas / ufana / te alzaste” (OPZ, El alma
de la Huerta, 1930, 507); “Estío: mi luz candeal y mi pan tierno, / mis cigarras, mis
fuegos y mis pomas” (OE, Quien te ha visto, 1934, 309); “Primo de las manzanas,...
/ y para dar salud fiera a su poma / elegirá tus huesos el manzano” (OPZ, Viento del
pueblo, 1937, Elegía a F. García Lorca, 293).– DRAE, ‘fruta de árbol’. No HOr.
pomo. ramillete, racimo: “En este huerto, que el pecado alhaja / de pomos
seductores” (OE, Quien te ha visto, 1934, 309); “bajo el milagro de tus pies tersos
/ dejo dispersos / igual que pomos de flores puras / mis pobres versos” (OPZ,
Plegaria, 1930, 517); “y cada obtusa morera, bajo las hojas redondas, / sus moras
azucaradas madura en grávidos pomos” (OPZ, A don Juan Sansano, 1931, 549);
“Hembras que amorosas bañan en las brisas / de las frescas noches pomos de albahacas “ (OPZ, Contemplad, 1930, 526).– DRAE, 6, Murc. ‘ramillete de flores’.
VDMu. HOr: pomo, 1. ‘ramillete de flores’ / 2. `racimo de flores o frutos’.
pringue. grasa animal: “Dime si comes menos suspiros, y más cosas de pringue, como decimos nosotros” (OC 2, CJosefina, 1935, 1532).– DRAE. VHMu.
HOr.– V. suspiros.

pruna. ciruela: “el arbusto que da la pruna / lacrimoso de espesa goma” (OC
1, Canto exaltado de amor a la Naturaleza, 65); “le pediré dulces guindas, / prunas
rojas y amarillas” (OC 1, A mi Galatea, 89); ”Mi ilustre soledad de esquila y lana /
de hoy, viciosas amistades / con el higo, la pruna y la manzana” (OPZ, Enero, 1933-
34, 121) .– DRAE, ciruela (sin marca diatópica). VDMu (Orihuela y E. de la
región). HOr ‘ciruela’. Valenciano, pruna.
pruno. ciruelo : “Frente de unos olmos blancos de palomas / un pruno destila
transparentes gomas” (OPZ, Siesta, 1931, 542); “Mi hermana ha perdido el pedrusco de goma de albaricoqueros y prunos” (OC 1, La goma, 692); – DRAE. VDMu y
HOr ‘prunero’, no pruno. Forma inexistente en valenciano. “Los nombres de pája-
ros y de frutos también resultan indicadores modernistas, así mirlos, golondrinas, o
pomas, prunos” (SRa, 28).

púa. clavo pequeño:“No me quiero creer que se te han roto ya todos los vesti-
dos negros... Ni que hubieras ido arrastrándote por Elda y peleándote con todas las
púas y las espinas” (OC 2, CJosefina, junio-1936, 1601).– Acepción murciana.
rabogato. planta silvestre medicinal, Sideritis angustifolia: “Cuando me die-
ron la carta dije: qué pesada viene hoy la carta, me mandará rabogato para tomar
por las mañanas, como tú sabías que he estado malo del estómago” (CJ, mayo-1936,
100); “Me alegra que te hayas reído por una cosa tan sencilla como la que te decía
del rabogato” (CJ, 6-6-1936, 101).– No DRAE ni VDMu. Enciclopedia Espasa:
“rabo de gato. Nombre local (Sierra de Salinas, Alicante)”. VMur/2, DMan,
VNOM. HO: “hierba montaraz”. Valenciano, rabo de gat.
ranueco. rana macho: “Se hacen pedestres sapos y ranuecos” (OPZ, El silbo
de la sequía, 196).– No DRAE. No VDMu ni VHMu. HOr ‘macho de la rana’, orio-
lanismo privativo.
reconcomerse. concomerse, sentir rencor o pesar: “No sería esta llaga / sin
curación...que reconcome el corazón y estraga” (OPZ, El silbo del mal de ausen-
cia”, 194).– No DRAE. HOr: reconcomio ‘rencor oculto. Prefijo re– intensificador.
regón. acción de regar: “Cavaré al pie de los dos limoneros; subiré de mi pozo
el agua, el regón puro -¡qué adjetivo más bello y más diario!– que bajará hasta sus
raíces” (OC 1, Marzo-hortado, 760).– VHMu. HOr: ‘riego’.
rejuntar. juntar: “A ti que tengo rejuntados no sé cuántos besos de los que te
mando uno y sobra” (CJ, 3-9-1937, 201).– DRAE, VDMu, HOr: ‘juntar, reunir’.
remulgar. rumiar: “Remulgando se tiende el hato / a la sombra” (OC 1, El
chivo y el sueño,76); “nos dormiremos al ruido / sutil de las campanillas / de las can-
sadas ovejas / que remulgarán tendidas” (OC 1, A mi Galatea, 88).– DRAE, remu-
gar ‘rumiar’. HOr. remuar ‘rumiar’. Miguel Hernández parece haber confundido
remugar con la voz aragonesa remulgar, que significa ‘podar olivos’.
risosa. riente, sonriente: “A la margen risosa del buen Segura / que murmura
palabras de dulce amigo” (OP, Atardecer, 1930, 607).– No DRAE ni HOr.
rolde. redondel, círculo: “Ya en mi callejón con mi huerto, todos nos sentamos
en rolde, budas, a devorar los aguacates” (OC, Robo y dulce, 948).– VDMu. HOr:
“En la parte occidental, redondel”.
roncero. halagador, adulador: “Hasta la tuya, que no venga roncera, te abra-
za” (OC 2, CFGarcía Lorca, 1933, 1508);“Válgame, mi cordero!, / ¡qué triste!, ¡qué
roncero!” (OE, Quien te ha visto, 1934, 349).– VHMu. No HOr.
rosiguear. rosigar, roer: “vi aparecer, colgada de un filo, la blancura impruden-
te de una cabra, que se desprendía rosigueante sobre un tajo” (OC 1, Pastor-plural,
729).– DRAE, VDMu y VHMu. No HOr.
saldorija. ajedrea, planta silvestre: “Subí más (al monte). Pisaba nieblas y sal-
dorijas” (OC, Pastor – plural, La Verdad de Murcia, 21-12-1933, 936). DRAE:

“coloq. Murcia”. Ambas formas, ajedrea y saldorija, se derivan del latín satureia,
pero la última a través del cat. sajurida. VDMu (En Orihuela y su comarca). DCa.
HOr: ‘ajedrea, tomillo salsero, hierba montaraz que se utiliza para infusiones’.
VHMu: se emplea para aliño de las olivas.– GV (texto complementario): “Sus tonos
verdes daban un curioso colorido junto con el baladre, tomillo, saldorija, romero,
cantueso y rabogato” (p. 28). Catalanismo. En Murcia, la planta se llama ajegrea.
sandía: “Devora los más hermosos plenilunios de grana negra de las sandías”
(OC 1, El niño pobre, III, 699). – HOr: melón de agua ‘sandía’.
san Juan. fr. popular, “Cuando san Juan baje el dedo”, equivale a nunca: “Nos
vamos a casar muy pronto, ya verás cómo no pasa de este año, y ya verás como San
Juan sigue con su dedo empinado” (OC 2, CJosefina, 18-7-1936, 1617).
seca. bulto producido por infarto de una glándula. “No quiero que te preocu-
pes más por mi mano. El bulto que te dije me había salido es una seca simplemen-
te, no es ninguna cosa de cuidado” (CJ, 1935, 41).– DRAE. HOr: seca ‘bulto que
sale en las axilas, ingle o cuello’.
soga. – V. balsa.
solo, a y mondo, a. completamente solo: “¡Cuánto he pensado en ti, desde el
momento en que te dejé en nuestro pueblo, sola y monda sin mí!” (CJ,. 1934, 29);
“dices a Dios que obre la creación del campo solo y mondo (OP, Profecía sobre el
campesino, 1933-34, 187); “Vuélvete, pues, a lo llano / y déjame solo y mondo /
aquí arriba... hasta que otra vez / tu alma quiera subir alta, / sola y monda, como el
ave” (OE, Quien te ha visto, 1934, 342); “Dejadme; solo y mondo / estoy peor y
encuentro mejoría” (O. c. 355); “Me duele con rigor vuestra compaña, / ¡dejadme
solo y mondo!” (O. c. , 356); “Páramo mondo... soledad... viüda, sola y monda”
(OPZ, La morada amarilla, 155).– Sintagma redundante o expresión enfática mur-
ciana, aunque no la recoja ningún vocabulario. Información directa en Mula, NOMu
y Huerta de Murcia (mi madre la empleaba con frecuencia).
suspiro. dulce de almendra y manjar: “Dime si comes menos suspiros y más
cosas de pringue como decimos nosotros” (CJ, 1935, 45).– VHMu.
tahulla. medida agraria para tierras de regadío, con valor de 11 áreas y 18 centiáreas: “¡Vamos a estar toa la mañana pa regar dos tahullas de tierras!” (OC 1, El niño Flores, 694).– Murcianismo histórico (DAut). Término general en la murcianofonía, especialmente en la vega del Segura. DRAE (Alm., Gran. y Murc.), VDMu, HOr, VNOMu, VHMu, Jumilla y Villena. – Arabismo.
talaraña. telaraña: “Procura que cuando yo vaya no tengan talarañas las lám-
paras” (OC 2, CJosefina, 18-3-1940, 1732); “Voy a quitarte todas las telarañas que de seguro tienes en el alma” (OC 2, CJosefina, 25-6-1940, 1750).– Si no es errata, tal vez aquí Miguel Hernández haya querido corregir la forma oriolana talaraña. HOr: talaraña. Caso de asimilación vocálica. / taragaña /

toalla: :“No mandes toalla ni sábana, funda, sí” (OC 2, CJosefina, 1942,
1822); “manda pañuelos y toalla” (OC 2, CJosefina, 1942, 1824).– HOr. toballa.
tontaca. despectivo de tonta.– DRAE: “El sufijo -aco tiene valor despectivo,
libraco”. tormenta. “El nombre de Santa Bárbara acude a todas las lenguas de todos los corazones encogidos, que imploran su protección. Los clavos de las puertas aldeanas se enriquecen con el nácar y los cristos plateados de la cruces de Caravaca” (OC, Sobre el trueno, 951).– Para ahuyentar las tormentas, el pueblo invocaba a Santa Bárbara y a la cruz de Caravaca, costumbres que Miguel Hernández vería practicar en su familia y vecinos.
tortada. tarta, pastel: “El día de San José, confiteros por todas las calles con
el encargo de las buenas tortadas. Todo el día era un techo de bandejas de pasteles y tortadas” (RJ, 48).
tratamiento. posesivos. “Y di a tu María que me alegra su recuerdo” (OC 2,
CVAleixandre, 19-5-1941, 1790).
tuera. coloquíntida, planta purgante: “Por ella me desespero, / muerdo la flor
de la tuera, / vivo como si viviera / en medio de un avispero” (OC 2, El labrador de
más aire, 1238).– DRAE, Albacete, Murcia. VDMu. HOr.– V. miera.
verdal (higuera). árbol de higos verdales: “Regadera de la Higuera Verdal
arriba, llegué hasta la ladera” (OC 1, Pastor – plural, La Verdad, de Murcia, 1933,
729); “En los ápices de sus ramas (de las cinco higueras) está a punto de desencadenarse una invasión hojosa de lujurias verdales y napolitanas” (OC 1, Marzo-hortado, La Verdad, de Murcia, 1934, 760).– HOr: verdal ‘variedad de higueras con los higos muy dulces y de piel verde’.– V. higo y baladre.
verdasca. vara fina: “el brusco otoño turbulento / rompe tus galas verde-rubias
/con las verdascas de sus vientos / y las saetas de sus lluvias” (OP, La bendita tierra, 1930, 579).– DRAE. No VDMu ni HOr.
zagal. niño: “nos dijeron que el cura de Princones (Salamanca) era un tío pute-
ro. Aquellos dos zagales son suyos – me dijo uno señalándome dos rubiancos, y
añadió: ¡Y quince o veinte más que andan por ahí!... mientras jugaban los zagales, se les cayó al cementerio la pelota, entró uno por ella (OC 1, Misiones pedagógicas, 766).– HOr: sagal, sagala. ‘niño o niña de 8 a 15 años’.

7. NEOLOGISMOS

Muestra Miguel Hernández un desmedido prurito por acuñar o adoptar voces
nuevas.
adelfo. sucedáneo de adelfa, planta.– Se inclina a adelfa por su eufonía, pero
lo encuentra cursi por femenino, y lo masculiniza, como baladre.

aeroplano. avión. – DRAE, pero DEA lo marca como raro. Hoy es obsoleto.
axila. sobaco: “Me gusta no llevar olor en las axilas o en otra parte del cuer-
po” (OC 2, CJosefina, marzo 1936, 1568). En nivel coloquial suena demasiado formal.
correncia. diarrea. – DRAE, col., VHMu. No HOr ni VDMu. “Hoy ha estado
contento el hombrecito, a pesar de su correncia” (OC 2, CJosefina, 24-10-1941,
1806).
cumplemeses : “Manolillo: aunque tarde te felicito en tu octavo cumplemeses” (OC 2, CJosefina, 5-8-1939, 1701).
garrapiñadas. “Si fuera de permiso, te llevaría una cajica de almendras en
dulce– que aquí llaman garrapiñadas” (OC 2, CJosefina, 19-11-1936, 1634).
interviú. entrevista (OC 2, CJosefina, 8-9-1937, 1671). Anglicismo.
marida. “Es posible, mujer, marida mía, que vaya conmigo a Cox Manolo a
fines de mes” (CJ, 19-6-1937, 193).– No Vocabularios. Formación analógica jocosa. readorar, requerer. formas con re intensivo: “te quiero y te adoro y te requiero y te readoro” (OC 2, CJosefina, mayo 1936, 1589).
tennis V. pitera. – DRAE, 1925, tenis. Anglicismo, por ignorancia o afectación.

8. LÉXICO MALSONANTE

Al estudiar el idiolecto de un poeta de extracción popular, es inevitable afron-
tar el lenguaje grosero de tacos o palabrotas, casi connatural al sociolecto varonil
español, y muy presente en los escritos de Miguel Hernández, habida cuenta del
bronco tono de su poesía, cargada de exaltación masculina, no exenta de intencio-
nalidad satírico-política. Por supuesto, este léxico suele carecer de valor denotativo
y sólo posee sentido metafórico y connotativo de grave insulto. Ni podía faltar tam-
poco el léxico informal escatológico.
cabrón. insulto, persona indeseable, que hace malas pasadas: “A lo mejor le
da por perder al tío cabrón ese una de tus cartas, y nos hace la mismísima puñeta”
(CJ, junio-1936, 107). “Aún estoy esperando las fotografías de Orihuela y el cabrón
que quedó en mandármelas enseguida, todavía no lo ha hecho” (OC 2, CJosefina,
5-5-1936, 1585). “El sol se echaba al vientre un pedazo más de río...Y el cabrón este
consintiéndole” (OC 1, Cosas del Segura, 689).
“¡Cabrona!... ¡Cabronazo!” (OC 1, La tragedia de Calisto, Conversaciones,
703). Mujer indeseable, maldita.
cagarse. insultar, maldecir: “A veces me dan ganas de soltar bofetadas y man-
darlo todo a hacer leches. Vale más un “me cago en...” entre ellos, que un elogio de
ninguno de éstos” (OC 2, CCarlos Fenoll, febrero 1936, 1555) (se refiere a los falsos compañeros de Madrid, comparados con los sinceros amigos de Orihuela); “Me
cago en todos los guardiaciviles” (OC 2, CJosefina, 14-5-1936, 1587); “Algún día
estarás, me cago en Cristo, / dentro del purgatorio de un retrete” (OC 1, Mandado
que mando a Don Gil de las calzas de Ceda, 536).
cojones. indignación, valor: “El día que se me hinchen los cojones te voy a
matar” (OC 1, La tragedia de Calisto, Conversaciones, 702). “es un primer libro y
encierra más personalidad, más valentía, más cojones que todos los de casi todos los
poetas consagrados” (OC 2, CFGarcía Lorca, 1933, 1506). // tocar los cojones.
molestar, fastidiar: “Me llama la intérprete para que me levante y vaya a cualquier
parte donde me espera fulanito de tal para hacerme una interviú, o menganito para
tocarme los cojones” (CJ, 8-septiembre-1937); “A ver cuándo (mi niño) dice cojio-
nes como su tatarabuela o cojones como su madre, cuando se pone fina y habla con
la c” (OC 2, CJosefina, octubre 1939, 1715). Es bastante confuso este texto de
Miguel Hernández, pues no creo que se refiera a que Josefina usa ese palabro, más
propio de carreteros y rabalocheras, ni el hablar con la c o cecear en vez del seseo,
tiene que ver con el vocablo cojones.
hostia. golpe: “El mejor día le voy a dar un par de bofetadas – vulgo hostias – y
voy a denunciarlo” (CJ, junio-1936, p. 108). “El hijo mayor, igual se cagaba en la hos-
tia, que en la biblia, que en la puta reina. Uno de los mayores le contestaba a la madre de malos modos y decía la madre: “Criminal, como te dé una hostia...” El hijo le con-
testaba : ¿Usted a mí? Lleve usted mucho cuidado” (RJ, 89).– Al mismo Miguel
Hernández le da reparo pronunciar el vulgarismo frente a su mujer, y busca justificarse escudándose en el uso vulgar. La acepción de golpe o bofetada aparece en el siglo
XX. Según el CORDE o base de datos académico, el texto literario más antiguo es de
Ramón Sender, en Imán (1930); pero, el uso coloquial ha de ser anterior.
joder, jodido. molestar, fastidiar: “Yo estoy aquí metido en esta jodida ofici-
na, donde estoy pasando un calor de todos los demonios” (CJ, junio-1936, 124);
“¡Qué poco cortés ha sido contigo el jodido sol!” (CJ, 1936, 79); “En cambio, yo
estoy aquí bastante jo... digo fastidiado” (CJ, 18-julio-1936, 132). La palabra espon-
tánea que le sale es jodido, pero intenta rectificar. “Esta gente es más bruta que se
puede imaginar. Pero a mí no me joden ni ellos ni nadie” (OC 2, CJosefina, octu-
bre 1939, 1712); “La suerte que tenéis es que yo soy así: jodido, pero poco dispues-
to a joder a nadie” (OC 2, CJosefina, octubre 1939, 1715); “Hago mucha falta yo
en esa jodida casa para que podamos tirarla por la ventana y hacer una vida algo
más decente” (casa llena de agua cuando llueve) (OC 2, CJosefina, octubre 1939,
1713);. “Estoy igual que ayer, con décimas, con las jodidas décimas” (OC 2,
CJosefina, enero 1942, 1815).– DRAE, vulgarismo malsonante. VNOMu y VHMu.
leche. talante, humor: “Saldré gordo, pero con una mala leche muy grande”
(OC 2, CJosefina, octubre 1939, 1712).// hacer leches: “A veces me dan ganas de
soltar bofetadas y mandarlo todo a hacer leches” (OC 2, CCarlos Fenoll, febrero
1936, 1555).– DRAE, rechazar algo o despedir a alguien de mala manera.

maricón. insulto: “Hitler y Mussolini, los dos mariconazos” (OP, El hom-
bre acecha, 1937-38, Rusia, 381).– No denota aquí calidad de homosexual, sino
simplemente un insulto, enfático con la desinencia -azo, despectiva y aumentativa.

pijo (importar un). no importar nada: “Tú eres muy vergonzosa, no te gusta
que te vean quererme, y a mí se me importa un pito, por no decir otra palabra más expresiva que pito, casi igual, sólo que en vez de t lleva j” (OC 2, CJosefina, 27-7-1935, 1542).

puñeta (hacer la). molestar, perjudicar: “¡Babel de las babeles! / ¡Gran ciudad!
¡Gran demontre! ¡Gran puñeta!” (OPZ, El silbo de afirmación en la aldea, 200). “A lo mejor le da por perder al tío cabrón ese una de tus cartas y nos hace la mismísima puñeta” (CJ, junio-1936, 107).

puñetero. maldito: “Si come patatas, por eso no le sienta mal ese puñetero

pan” (de cebada) (OC 2, CJosefina, 23-5-1941, 1791).

puta. insulto, vacío de contenido: “hijos de puta ansiosos de politiquerías...
temblad, hijos de puta, por vuestra puta suerte” (OP, Los hombres viejos, 387);
Hijo de la gran puta” (OC 1, 704-705); “he maldecido las putas horas y malas en que di a leer un verso a nadie” (OC 2, CFGarcía Lorca, 1933, 1505).

tetamen. busto grande: “te criaré como no lo haría una gallega de mucho tetamen” (OC 2, CJosefina, 16-7-1936, 1616).– DRAE, vulg. busto muy voluminoso. / mamellámFrente a DEA y SOEZ, con citas muy recientes, el texto de Miguel Hernández sería el más antiguo documentado.